PREGUNTAS FRECUENTES

La cirugía estética es una gran rama de la cirugía plástica que se encarga de mejorar la apariencia de las diferentes partes del cuerpo, tratando de obtener un resultado armónico y bello. Siempre se encamina a buscar la simetría, el orden, la armonía que conlleve a la tranquilidad interna que a cada paciente le permita reencontrar su propia imagen. La cirugía estética se realiza generalmente en personas sanas, para mejorar las estructuras normales del cuerpo con la intención de aumentar el atractivo del paciente y su autoestima

La Cirugía Plástica en cambio, es una especialidad quirúrgica que se ocupa de la corrección de todo proceso congénito, adquirido, tumoral o simplemente involutivo, que requiera reparación o reposición, o que afecte a la forma y/o función corporal. Sus técnicas están basadas en el trasplante y la movilización de tejidos mediante injertos y colgajos o incluso implantes de material inerte.

Un cirujano estético es aquel que lleva a cabo procedimientos para cambiar la forma física que el paciente desee. Un cirujano estético está certificado como médico cirujano y especializado con estudios complementarios orientados a la rama de la estética.

Todo paciente puede someterse a cirugía teniendo previamente la indicación médica valorando factores como su peso, presión arterial y condiciones médicas delicadas, con lo que el médico le podrá indicar si su cirugía es posible.

- Primeramente, el paciente deberá asistir a una valoración médica con el cirujano donde se determinen las necesidades que tiene y de qué forma se pueden satisfacer.
- Teniendo la valoración médica, se requieren los exámenes de laboratorio de sangre o cardiológicos. Con ello se determinara si la paciente es candidata para el procedimiento.
- Finalmente se le dan las indicaciones y los cuidados específicos que debe llevar el paciente previo a su cirugía.

Esto depende del tipo de cirugía pero en general los riesgos más comunes son de alguna infección o que la herida no cicatrice al tiempo que se espera.

Sí, es posible realizar varias cirugías a la vez pero es el médico quien determina si es viable realizarse más de una cirugía al mismo tiempo o si es más conveniente realizarlas por separado.

La anestesia puede ser general, local o de bloqueo. Varía de acuerdo a la magnitud del procedimiento y el criterio del médico.

Si, antes y después del procedimiento es recomendable estar acompañado.

La recuperación puede ser desde unas horas hasta 24 horas como máximo dependiendo la cirugía y su evolución.

- Tomar los medicamentos indicados
- Alimentación balanceada
- Uso constante de la faja
- Baño diario
- Mantener las heridas quirúrgicas limpias.
- Cuidados específicos dependiendo del procedimiento que se haya realizado indicados por el cirujano y departamento de enfermería.

Si, buscando una posición cómoda para el viaje al tiempo que el cirujano lo indique.

Esto depende del procedimiento, pero generalmente se busca disimular o esconder las cicatrices en pliegues o áreas donde son casi imperceptibles.

Inmediatos: El resultado se puede apreciar al término del procedimiento, pero suele perderse a los días siguientes por el proceso natural de recuperación.
Mediato: El cuerpo comienza a inflamarse a partir de aproximadamente el 2do o 3er día después del procedimiento. El grado máximo de inflamación puede presentarse hasta la tercera semana después del procedimiento y a partir de entonces el cuerpo comienza a desinflamarse progresivamente, apareciendo los primeros resultados a partir del 1er mes.
El resultado final puede presentarse a partir del tercer al sexto mes después del procedimiento.

La grasa colocada puede disminuir hasta un 50% de la cantidad injertada. Además la retención o proyección está sujeta a la pérdida o aumento de peso del paciente. Si el paciente pierde peso es probable que la grasa colocada pierda volumen, contrario a ello si el paciente gana peso el área puede proyectarse un poco más.

Varía desde 5 a 15 dependiendo del procedimiento, la evolución y el estado físico de cada paciente. También depende de las actividades que la persona realice.

Sí, es de suma importancia ya que permite que la piel se adhiera a su nueva forma.

También es necesario utilizarla para dar cierta restricción de movimiento, disminuir el dolor y prevenir la ruptura de hilos quirúrgicos.

Puede variar pero regularmente de 1 a 3 meses.

Alimentos ricos en hierro, evitar comidas condimentadas o alimentos que la distiendan o inflamen principalmente por el uso de la faja.